Llegando al final:

A) Había pasado bastante tiempo desde que cada uno habían ido a su lujosa habitación pero aunque la casa se meciese ligeramente invitando a sus visitantes a dormirse, Gorha se revolvía inquieto sin poder llegar a conciliar el sueño.

Se incorporó sudoroso, con la cabeza bullendo de ideas;decidió girarse para mirar la cama de su hija....:
-¿Pero dónde...?

Nure no estaba.

Gorha saltó de la cama y bajo las escaleras de madera a todo correr intentando avanzar (a tientas) en la oscuridad, lo cual le hizo caer estrepitosamente escaleras abajo.Consiguió levantar la mirada hacia la entrada de la enorme casa logrando ver, a la luz de la luminosa Luna (pero no con demasiada claridad), las puertas gigantescas de la casa abiertas de par en par con el cuerpo del viejo extraño, yaciendo allí inmóvil. Lo cual le extrañó bastante.
¿Qué le habría ocurrido?
No tuvo tiempo para pensarlo ya que pudo ver, o le gustaría decir creyó ver, a su hija Nure con los ojos inyectados en sangre relampagueantes en aquella oscuridad. También contempló atónitom sus manos de las cuales goteaba sangre, y antes de que pudiese hablar, con un soplo de viento, desapareció en la noche silenciosa y oscura.

C) Decidieron quedarse a descansar y recuperar fuerzas, al fin y al cabo sólo era un pobre viejo ¿qué les podría pasar?.....

Al contrario que su padre durmiente Nure no podía descansar, no sabía si era por los ruidosos ronquidos de su padre o la extraña sensación que le provocaba aquel hogar.
De pronto escuchó el crujir de la madera de las escaleras, supuso que sería el pobre viejo que tampoco podría dormir, cuando ¡PAM! Un ruidoso portazo terminó con el silencio de la noche y el envidioso descanso de Gorha. Ambos se miraron extrañados y decidieron bajar para ver qué había sucedido. Todo estaba igual que antes excepto las enormes puertas que ¡tenían un candado más grande que un puño!

-Maldito viejo- pudo llegar a oír Nure de la boca de su padre.

Éste atravesó el recibidor hasta alcanzar la puerta para intentar quitar el resistente candado, cuando comprendió que nunca lo iba a conseguir,decidió investigar todo el edificio pero todas las ventanas estaban completamente obstruidas y la única salida de la casa era la fuerte puerta. Y cuando pensaban que nunca saldrían de ahí,sucedió. Se escuchó un chasquido y el murmullo de unas palabras que hicieron estremecer a la niña aterrada,luego un fuego cegador y abrasador los envolvió por completo y la casa ardió con espantosa facilidad convirtiéndose en un horno.

Al día siguiente sólo se encontraron dos cuerpos, y nadie supo de aquel viejo.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Como el último no tuvo éxito y veo que se alarga demasiado la cosa pues nada que en nada llegarán el pueblo, pero por ahora.....

1 comentario:

señor X dijo...

me gustan tus historias tioo, sigue asi,